Plan de Afiliación SOCIO SES
 

NOTICIAS

Nuestro compromiso y dedicación supera límites.
04 abril
ellos
Huarmey: Las historias en los escombros
04 de abril
Ha pasado dos semanas, y los huaicos e inundaciones dejó al menos 106 personas muertas en el país, según informaron las autoridades. Solo en la región de Ancash, en el norte chico del país, fallecieron 8. 

No obstante, estas tragedias naturales, además de las grandes pérdidas humanas y económicas, han dejado huella en la mente de los huarmeños por el dolor y la impotencia del hombre ante un fenómeno que no se puede controlar. Estas son algunas de sus historias.

El jueves 16 de marzo de 2017, a las 4:20 de la madrugada, ocurrió en Huarmey el segundo mayor huaico que se haya registrado en la zona, luego de 1970.

Eugenia: cada paso cuesta
HUARMEY-6138

Eugenia de 64 años y su esposo, Felipe de 69 años, se encontraban descansando en casa, en el pueblo joven Santo Domingo, cuando escucharon gritos en la oscuridad, salieron y vieron como el río había desencadenado una ola gigante. “No dio tiempo para pensar en nada, solo correr”, recuerda Eugenia. “Los dolores de mi pierna no importaba. Ese día nos quedamos en la chacra; toda mi casa se derrumbó”.

Cuando la brigada de Socios En Salud, llegó a Huarmey pudo ver la necesidad de atención médica. Muchos pacientes iban atenderse por diferentes enfermedades, Eugenia, era una de ellas. El dolor de sus piernas no era motivo de atención, ella iba al médico porque se sentía agitada y tenía dificultades al respirar. Sin embargo, el médico pudo notar el arrastre de su caminar y pidió examinar sus miembros inferiores.

Las varices en las piernas de Eugenia habían sufrido complicaciones debido al esfuerzo y presión de estos últimos días. Para ella, cada paso era un calvario, pero mencionaba que sus piernas no eran su problema. “Ahora camino lento, pero eso no me causa angustia. Mi dolor y mis lágrimas son por mi casa. Hace 35 años mi madre me dio esa casita, hoy duermo en unas cajas y esteras”.

HUARMEY-6176

Máximo y Gudelia: perdida y dolor
HUARMEY-6230

Máximo, a sus 89 años, mira con nostalgia su casa. Esa noche como muchas otras familias, Máximo y su esposa Gaudelia, de 64 años, corrieron para refugiarse. Su caminar lento y los problemas de audición, dificultaban que se trasladaran en medio de la noche. “No tuve oportunidad de salvar nada — relata él—. Tan pronto amaneció, fuimos a ver nuestra casa; esa casa que yo construí. Todo estaba inundado. El agua llegaba a mi cintura y no podíamos ingresar. ¡Mi casa!” —comenta Máximo entre lágrimas.

Gaudelia, nos menciona que lleva 45 años de casada. “Desde hace unas semanas, veo como mi esposo llora. Desde que me casé, nunca lo había visto así. Me da miedo que su nostalgia lo mate, por eso vengo con él para que el médico lo cure.

Máximo sufre de hipertensión arterial ("presión alta") y Gaudelia sobrevive a la diabetes, ambos se atienden con los médicos para aliviar su malestar. “Desde ese día no sabemos qué hacer, vivimos en la casa de una vecina. Nos sentimos indefensos. Cuando vamos a recoger algún donativo, las personas se amontonan y nos botan", mencionó mientras nos abría la puerta de su casa.

HUARMEY-6028

Orfilia, el cerro nos protegió
HUARMEY-6046

Con dos niños a su cargo, Orfilia de 32 años, tuvo que proteger a sus hijos mientras el agua ingresaba con una fuerza desproporcional y su vivienda era cubierta por el lodo. Su esposo, Santiago, se encontraba trabajando en Huaraz, mientras ella en medio de la noche, tuvo que sortear las paredes y trepar el cerro junto a sus hijos.

El esposo de Orfilia en su impotencia de no poder hacer nada, nos menciona que la situación en económica es complicada. “En estos momentos no hay trabajo en Huarmey, por lo que debo irme a Huaraz a trabajar⁠, —no me queda de otra—. Lo hemos perdido todo. El colegio nos ha brindado un espacio para dormir, pero todos los días vuelvo a mi casa e intento rescatar ropa o algo antes que el barro seque”.

Mientras tanto, Orfilia, angustiada por la salud de sus hijos, ha visitado la carpa de atención médica ubicada en Santo Domingo. Ambos niños desde hace unos días tienen problemas respiratorios y ella lleva tres días con una infección estomacal que no hay cuando se detenga.

HUARMEY-6037

Translate »